El Ajo y sus Propiedades Curativas que No Deberías Pasar por Alto

con No hay comentarios

El ajo es un vegetal que sin duda tiene propiedades curativas. Tanto es así que consumir ajo diariamente lo han relacionado con la reducción y/o la prevención de algunas enfermedades, incluyendo el cáncer. Este vegetal tiene propiedades antiinflamatorias, anticarcinogénicas, antifúngicas, antimicrobianas y entre otros. ¿No es el ajo sorprendente?

Al parecer, el ajo es bueno para ayudar a prevenir enfermedades cardiacas, colesterol alto, presión arterial alta, y a su vez, fortalecer el sistema inmunológico. En este caso, al fortalecer el sistema inmunológico, el ajo puede ayudar a matar las células cancerosas. Según estudios, las personas que consumen más ajo crudo o cocido tienen menos probabilidades de desarrollar cáncer de colon, estómago, esófago, páncreas y seno.1,2 En un estudio reciente en ratones se encontró que la combinación de limón y ajo demostró ser una opción prometedora para luchar contra el cáncer de seno.3  En otras palabras, el consumo de ajo puede proporcionar algún tipo de protección contra el desarrollo de cáncer. Si deseas saber más sobre los vegetales anticarcinógenos, aquí.

Otro dato importante sobre este vegetal es que puede ayudarte a desintoxicar tu cuerpo diariamente de parásitos, metales pesados y otros.4  De igual forma, el ajo ayuda a desintoxicar el hígado. Solo necesitas consumir de 2 a 3 dientes de ajo diarios, especialmente triturados. Después de que hayan sido triturados, se recomienda dejarlos reposar por lo menos 15 minutos para que liberen la enzima que produce los compuestos antifúngicos y anticancerígenos. Aparentemente, los suplementos de ajo no producen el mismo efecto versus consumir ajos crudos.

Como mencioné arriba, el ajo tiene propiedades antimicrobianas. El mismo puede ayudar a eliminar algunos virus o bacterias comunes; p.ej., hongos, parásitos intestinales, resfriado y otros. También, éste suele ser efectivo en bacterias como E. faecalis (causa infecciones del tracto urinario), N. gonorrhoeae (causa la enfermedad de transmisión sexual gonorrea) y S.aureus (la causante de muchos tipos de infecciones comunes en los hospitales). Por otro lado, el ajo puede ayudarte a combatir microbios que son resistente a los antibióticos como S.aureus y E.coli. 5

Conviene subrayar que el ajo actúa como un antibiótico natural y no lo dudo. En lo personal, experimenté sus efectos curativos casi instantáneamente.  El caso fue que empecé a sentir un dolor de garganta un día temprano en la mañana y el dolor se incrementó en la noche. Honestamente, la situación me desesperó. El dolor lo sentía en todo mi lado derecho de la garganta incluyendo mi oído derecho. Siendo sincera, no sé, si el dolor se originó en mi oído derecho y sentía el dolor hasta mi garganta o viceversa.

Decidí que antes de ir al médico debía buscar información de cómo aliviar los síntomas natural y me tropecé con el ajo.  Enseguida fui a mi cocina y trituré dos dientes de ajo, cuales consumí como si fueran pastillas.  De inmediato, sentí una sensación de ardor en mi garganta. Luego corté dos dientes de ajo en pedazos pequeños y me los coloqué en mi área derecha de mi cuello y oreja. De igual forma, me coloqué una toallita húmeda y tibia por 5 minutos. De cada 5 minutos, remojaba la toalla en agua tibia y me la colocaba de nuevo. Dicho procedimiento lo hice por 3 veces. En resumen, sentí un alivio instantáneo, o sea, el dolor disminuyo como un 75%. A la mañana siguiente, todavía sentía un dolor leve en la cual trituré dos dientes de ajo adicionales y me los comí.  Como resultado, ya estaba bien al mediodía.

Precaución:

El consumo del ajo es seguro, Generalmente Reconocido como Seguro (GRAS), de acuerdo con la FDA. Dicho esto, el ajo podría interactuar con medicamentos anticoagulantes y pastillas anticonceptivas; podría aumentar el riesgo de sangrado durante y después de una cirugía si consumes muchos ajos. De la misma manera, si tienes úlceras o problemas de tiroides, debes consultar a tu médico antes de consumir ajo.6

Es posible de experimentar mal aliento u olor corporal si consumes muchos ajos. Regularmente, consumo de dos a tres dientes de ajo al igual que el jengibre.

***Consulte a su médico***

Nota Aclaratoria

 

 

 

 

¿Disfrutó este artículo?
Regístrese hoy y recibirá un correo electrónico una vez que se publique un artículo nuevo. Su dirección de correo electrónico no será vendida ni compartida. Puede darse de baja en cualquier momento. ¡GRACIAS!

Dejar un comentario