Diferencias entre la Harina Blanqueada y la Harina no Blanqueada

con No hay comentarios

Como yo no tenía la costumbre de leer las etiquetas de los productos, no me había percatado sobre la existencia entre la harina blanqueada (bleached flour) y la harina no blanqueada (unbleached flour). Tanto fue así que cuando estaba leyendo los ingredientes de unas galletas que deseaba comprar en ese momento, ellas tenían como ingrediente harina blanqueada. Yo, en mi ignorancia, me preguntaba a mí misma: “Acaso, esa harina fue blanqueada con cloro”. Fue así que me di a la tarea de investigar sobre el tema.

La principal diferencia entre las dos harinas es el proceso de elaboración. Es decir, la harina blanqueada utiliza agentes químicos; tales como peróxido de benzoílo, cloro, dióxido de nitrógeno y otros, para acelerar el proceso de maduración. Mientras tanto, el proceso de maduración de la harina no blanqueada se desarrolla lento y natural después de ser molida.

Debido al proceso que es sometida la harina blanqueada, la misma obtiene un color más blanco y su vida útil se alarga. En cuanto a la harina sin blanquear, ésta es de un color blanco amarillento y su vida útil es menos.

Otra diferencia entre ellas es la textura. La harina blanqueada o refinada es más fina, cual la hace más atractiva y la favorita a la hora de hornear. Mayormente, la misma es usada para hornear panes, bizcochos (pasteles) y galletas.

Por otra parte, la harina sin blanquear, en general, es más costosa debido a su proceso de maduración (blanqueo natural) que tarda aproximadamente 12 semanas para poder consumirse. Es así que de las 12 semanas que se tarda el blanqueo natural, el proceso se acorta a 48 horas para obtener la harina blanqueada. Al mismo tiempo, como muchos de los nutrientes son destruidos en el proceso de 48 horas, algunos de los nutrientes son añadidos y se convierten en lo que se conoce como la harina enriquecida. Aunque algunos nutrientes son añadidos, muchos de ellos desaparecen en el proceso, y muy pocos son reemplazados. Por ende, la harina sin blanquear es ligeramente más nutritiva y menos procesada. De igual forma, la harina sin blanquear tiene un mayor contenido de gluten, por lo que se recomienda buscar otras alternativas.

En conclusión:

Traté de resumir sus diferencias, y no estoy hablando sobre sus efectos a la salud. ¡Otro tema para otro día! En efecto, cuando vaya a comprar una harina y encuentre como ingrediente una de ellas, ya tendrá una idea. Si usted no sabe cuál comprar, le sugiero la harina no blanqueada. La misma no es procesada con químicos y tiene más nutrientes. Ahora bien, la harina no blanqueada no aporta mucho a la salud. Sin embargo, con moderación, ella sería la mejor opción sobre la blanqueada. Por otra parte, yo uso otros tipos de harina como sprouted flour en mi hogar.

Hasta la próxima, y favor de compartir este artículo con amigos y familiares. ¡GRACIAS!

 

 

¿Disfrutó este artículo?
Regístrese hoy y recibirá un correo electrónico una vez que se publique un artículo nuevo. Su dirección de correo electrónico no será vendida ni compartida. Puede darse de baja en cualquier momento. ¡GRACIAS!

Dejar un comentario