¿Por Qué el Jarabe de Agave No Es Recomendable Para Diabéticos y No Diabéticos?

con No hay comentarios

¿Cuántos de ustedes han usado el jarabe de agave como un sustituto “saludable” en vez de la azúcar tradicional? Si no lo han hecho, yo lo hice. Pues claro, este jarabe es promocionado y comercializado como un endulzante natural y seguro. Ahora bien, no voy a decir que fui engañada porque fue mi responsabilidad de buscar más información al respecto antes de comprarlo.

Aun así, nunca es tarde para aprender de nuestros errores. Por consiguiente, fui en busca de información y tomé la decisión de NO consumir el jarabe de agave. ¿Por qué? Lo sabrán más adelante en este artículo.

A pesar de todo, los extractos de la planta de agave tienen propiedades anti-inflamatorias y antioxidantes. Sin embargo, el agave que se comercializa está, muy probablemente, lejos de la realidad.

Quizás, los pre diabéticos o diabéticos han escuchado que el agave es seguro, natural y propicio para su condición. No obstante, ningunas de estas afirmaciones están presentes en el jarabe que se vende en las tiendas. Aunque el agave no contiene mucha glucosa, éste contiene más fructosa que cualquier otro endulzante común.

De acuerdo con un artículo sobre el jarabe de agave: The Truth About Agave, indica lo siguiente:

1) El agave es aproximadamente 1.5 veces más dulce que el azúcar.

2) Al igual que el jarabe de maíz de alta fructosa, el agave es altamente procesado.

3) El jarabe de agave tiene alrededor de 60 calorías por cucharada mientras la azúcar de mesa o tradicional tiene 40 calorías por cucharada.

Otro artículo adicional, esta vez, por Dr. Joseph Mercola: ¡Sorprendente! El Endulzante de Agave es Mucho Peor que el Jarabe de Maíz de Alta Fructosa, escribe lo siguiente:

“La mayoría de los jarabes de agave tiene un mayor contenido de fructosa que cualquier endulzante comercial – del 70 al 97 por ciento, dependiendo de la marca, que es mucho MÁS ALTO que el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF), con un promedio de 55 por ciento”.

“Es importante entender que la fructosa no aumenta los niveles de insulina, lo cual no es necesariamente bueno ya que lo que sí hace es aumentar radicalmente la resistencia a la insulina, que es mucho MÁS peligroso. Vera, está bien que los niveles de insulina se eleven, eso es normal. Usted simplemente no quiere que estos niveles de insulina se mantengan elevados, que es lo que causa resistencia a la insulina”.

“El jarabe de agave no es un alimento vivo. Las enzimas naturales son eliminadas por la mayoría de las empresas para evitar que el jarabe de agave se fermente y se convierta en tequila mientras está almacenado”.

Puntos Destacados:

  1. Bueno, cómo pudieron leer en los fragmentos de los 2 artículos mencionados arriba, la conclusión sería que el jarabe de agave no es bueno para diabéticos y no diabéticos.
  2. El agave podría ocasionar resistencia a la insulina.
  3. Este jarabe tiene mayor contenido de fructosa que cualquier otro endulzante.
  4. Al ser procesado el agave, no contiene nutrientes.

Recomendaciones:

Si son de las personas que están usando el jarabe, miel o néctar de agave, te recomendaría que se informarán sobre el asunto. Además, te exhorto que usen como doctrina leer las etiquetas. Quiero decirle que yo no leía las etiquetas (contenido nutricional) y ni buscaba información adicional en el pasado. Yo solo confiaba en la publicidad y a veces en la marca de ese producto. Honestamente, esta técnica de no leer la etiqueta o no buscar información no es aconsejable para nadie. Es decir, uno estaría literalmente ciego/a usando algo que posiblemente le origine daño a la salud.

Te aconsejo que ustedes siempre investiguen, accedan a información nueva y se permitan tomar sus propias decisiones. Por ejemplo, si la información cambia en el futuro, entonces mi decisión sería otra o la misma dependiendo las investigaciones o estudios salientes. Mientras, no haya información diferente a la de ahora, mi decisión sería la misma: ¡NO!


Aviso Importante: El objetivo de este blog es compartir sus experiencias, ideas y reflexiones a través de su jornada. Deseo aclarar que mi estilo de vida, rutina o régimen alimenticio podría ser modificada según la información emergente. Por tal motivo, te exhorto que hagas tu propia búsqueda y tomes tus propias decisiones. Siempre debes consultar a un profesional de salud calificado de hacer cualquier cambio, especialmente relacionado con tu salud.
Algunos de los contenidos presentados aquí no han sido evaluados por la Administración de Medicamentos y Alimentos, FDA, por sus siglas en inglés. Al mismo tiempo, el propósito no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

 

 

¿Disfrutó este artículo?
Regístrese hoy y recibirá un correo electrónico una vez que se publique un artículo nuevo. Su dirección de correo electrónico no será vendida ni compartida. Puede darse de baja en cualquier momento. ¡GRACIAS!

Dejar un comentario