El Jarabe de Maíz de Alta Fructosa Está Vinculado a Ciertas Enfermedades

con No hay comentarios

El jarabe de maíz de alta fructosa (high fructose corn syrup, HFCS) es un ingrediente ampliamente utilizado para endulzar ciertos alimentos procesados y bebidas. Es decir, el jarabe de maíz se encuentra mayormente en cereales, galletas, refrescos, barras de granola, aderezos, kétchup, dulces y otros.

La razón es que el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) está reemplazando el azúcar regular. El mismo es más barato y es más dulce. Sin embargo, ese no es el problema. El problema es que el jarabe de maíz se ha vinculado a ciertas enfermedades. Por ejemplo, el JMAF es una de las causas de obesidad, diabetes tipo 2, hipertensión, enfermedades del corazón y otros.

Según un estudio, publicado por Global Public Health, High fructose corn syrup linked to diabetes, advierte que los países que usan grandes cantidades de jarabe de maíz tienen una prevalencia de un 20 por ciento mayor de desarrollar diabetes tipo 2. De los 42 países estudiados, Estados Unidos fue el número uno en consumir este jarabe seguido por Hungría (per cápita). De los países Latinos, Argentina y México fueron consumidores altos en utilizar el JMAF. Mientras tanto, Uruguay fue uno de los países que menos utiliza este jarabe.

El jarabe de maíz de alta fructosa contiene más fructosa que la azúcar regular. Esto significa que un alto consumo de fructosa contribuye a la obesidad y a la resistencia a insulina. En otras palabras, la fructosa entra al hígado convirtiéndose en grasa; la grasa se acumula en el hígado y tejidos musculares. Para que tenga un ejemplo, este estudio reveló que las ratas con acceso al jarabe de maíz aumentaron más de peso contrario a las ratas con acceso al azúcar regular, a pesar de que su ingesta calórica total fue la misma.

El JMAF está también relacionado al riesgo de padecer enfermedades cardiacas, según algunos estudios mencionados en este artículo, High fructose corn syrup raises heart disease risk, study finds. El primer estudio mencionado se utilizó a 85 personas sanas entre las edades de 18 y 40 años. El mismo reveló que los participantes que consumieron bebidas con diferentes grados de jarabe de maíz habían aumentado significativamente los factores de riesgo de enfermedades cardíacas en la sangre contrario a los participantes que consumieron bebidas sin azúcar. El segundo estudio mencionado mostró como el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular aumentó a medida que aumentaba la dosis de jarabe de maíz. Este estudio reforzó los resultados de otro estudio epidemiológico anterior. Además, los investigadores encontraron que los factores de riesgo se mostraron más en los hombres que en las mujeres.

La Asociación Americana del Corazón y la Organización Mundial de la Salud recomiendan no consumir más del 5% de azúcar en su dieta diaria. Por ejemplo, una dieta de 2,000 calorías es equivalente a 6 cucharaditas de azúcar al día.

Deseo enfatizar que aparentemente ciertas compañías han estado cambiando el nombre HFCS por HFCS-90 a fructosa o jarabe de fructosa. O sea, cuando usted vea el ingrediente fructosa, es probable que el producto contenga jarabe de maíz de alta fructosa. Esto significa que el HFCS-90 contiene mayor concentración de fructosa (90%) que el HFCS regular. La HFCS regular contiene un 42% 0 55% de fructosa.

Mi opinión:

A veces, es difícil de evitar este jarabe de maíz al menos que usted compre alimentos en la sección natural de un supermercado o tienda natural. Por tal motivo, es vital que usted siempre lea la etiqueta del producto.

Yo consumo principalmente alternativas de azúcar como stevia, dates sugar, xilitol y otras en moderación. Lo que pude entender es que el jarabe de maíz es ligeramente más dañino que la azúcar regular. Por ende, yo evito a toda costa este tipo de jarabe. Además, el alto contenido de fructosa que tiene JMAF conduce al aumento de grasa abdominal, incluyendo las complicaciones mencionadas arriba. En definitiva, la mayoría de los cultivos de maíz son GMO, en tal caso que usted desee eliminar los transgénicos de su dieta.

¿Disfrutó este artículo?
Regístrese hoy y recibirá un correo electrónico una vez que se publique un artículo nuevo. Su dirección de correo electrónico no será vendida ni compartida. Puede darse de baja en cualquier momento. ¡GRACIAS!

Dejar un comentario