¿Realmente funcionan las dietas o deberías cambiar tu estilo vida?

con No hay comentarios

¡Año nuevo, resoluciones nuevas! Una de las resoluciones más notorias cuando empieza un año es hacer dietas. ¿Cuántos de ustedes situaron la dieta como una de sus resoluciones para este año o es una resolución que llevan arrastrando por años? Espera…no se incomoden conmigo; yo también he estado en ese mismo “barco” cada vez que empezaba un año. ¿Cuál era el resultado? Pues la dicha dieta me saboteaba- era como si ella asumiera un “trabajo” temporero conmigo.

Posiblemente, para algunas personas les funciona o les funcionará la dieta, pero en lo personal, la dieta no me funcionó a mí. Como dicen, las dietas van y vienen; hoy una dieta está de moda y mañana está otra.

Haciendo dieta era un sacrificio lleno de limitaciones para mí. Primero, el hambre me consumía. Segundo, yo no disfrutaba mis comidas y veía mis platos tan mezquinos. Tercero, veía el reloj constantemente para verificar cuando me tocaba comer. Cuarto, si yo comía un “antojito”, yo me sentía culpable y con remordimiento. Quinto, por querer saber cuánto había bajado de peso, así fuera una libra u onzaassss, me pesaba todos los días. “Ouch!” La báscula estaba como que rota. Por último, yo tenía literalmente una orquesta en mi estómago al final del día que yo quería que fuera el otro día para comer. En definitiva, haciendo dieta me creaba ansiedad que terminaba rompiendo la misma. Al final, subía las mismas libras o quizás más. Como que eso no era…

Eso fue así que yo opté por no hacer dieta y olvidarme de la misma (cambié mi forma de pensar).  Finalmente, ya no veía la “dieta” como una forma de bajar de peso sino una forma de estilo de vida. Bueno, cuando yo hablo de que cambié mi forma de pensar, eso significa que no tuve más la mentalidad de hacer dieta sino el bienestar de elegir y tomar conciencia de lo que me beneficia a mí. Cierto o no, cambiando mi régimen alimenticio por alimentos más saludables, mi cerebro registraba ese estilo de vida como algo esencial para mi salud. Como resultado, yo empecé a encontrarle el gusto y lo divertido de comer más saludable.

Comer saludable se debe disfrutar, gustar y saber qué es lo que el cuerpo necesita. Eso no quiere decir que no podamos tener nuestros antojitos de vez en cuando sin afectar nuestro estilo de vida ya establecido.

En resumen, yo descarté en hacer dietas. Hoy, mi enfoque es diferente. Si algunos de ustedes están haciendo dietas o han tenido experiencias similares como las mías, les recomiendo que hagan licuados o jugos que les ayude a bajar de peso, y a la vez, les ofrezca un efecto positivo a la salud. ¡Suerte!

Aclaratoria: Deseo aclarar que mi estilo de vida, rutina o régimen alimenticio podría ser modificada según la información emergente. Por ejemplo, ayer me fascinaba un alimento, producto o una marca, pero hoy, algo de eso cambio debido a la información encontrada. Por tal motivo, te exhorto que hagas tu propia búsqueda y tomes tus propias decisiones.

 

¿Disfrutó este artículo?
Regístrese hoy y recibirá un correo electrónico una vez que se publique un artículo nuevo. Su dirección de correo electrónico no será vendida ni compartida. Puede darse de baja en cualquier momento. ¡GRACIAS!

Dejar un comentario