El uso de pesticidas en frutas y vegetales

con No hay comentarios

el-uso-de-pesticidas-en-frutas-y-vegetales

Siempre he escuchado que las frutas y vegetales tienen un valor nutricional y ayudan a prevenir enfermedades. ¡Claro que sí! ¿Pero qué pasa si las frutas y vegetales contienen residuos de pesticidas? Los pesticidas son sustancias químicas diseñadas para ser tóxicas a destruir, combatir o prevenir plagas.

Hay diferentes tipos de pesticidas para diferentes tipos de uso. Por ejemplo, las agencias de salud lo utilizan para combatir los insectos a evitar la propagación de enfermedades.

De acuerdo a un reporte de mayo 2014, Servicio de Investigación Económica (Economic Research Service, ERS), publicaron un estudio sobre el uso de pesticidas en la agricultura de los Estados Unidos. Según el reporte, el uso de estos químicos en cultivos ha generado rendimientos sustanciales en las últimas cinco décadas. Desde 1960 a 2008, el aumento del uso de pesticidas ha aumentado grandemente. Mientras en el 1960 se habían usado 196 millones de libras de pesticidas, en el 2008 habían usado 516 millones de libras. Aparentemente, el aumento se debió porque los acres de cultivos fueron expandidos durante esos años.

El estudio se enfocó en 21 cultivos utilizando pesticidas. Como resultado, los cultivos de maíz, “soybean”, papas, algodón y trigo recibieron la mayor cantidad de pesticidas. No obstante, el maíz encabezó el número uno de la lista. Otros cultivos que recibieron cantidades menores fueron: arroz, caña de azúcar, tomates, manzanas, uvas y otros.

 Pesticidas y sus efectos en la salud

Los pesticidas pueden ser útiles a prevenir plagas en alimentos. Sin embargo, la Red de Acción Sobre Pesticidas, Pesticide Action Network (PAN), no está de acuerdo con este asunto. La Red entiende que los pesticidas han ocasionando estragos a la salud; p.ej., Parkinson, autismo, cáncer de mama, problemas neurológicos, trastornos hormonales y mucho más, y a la vez, deben de resolver el problema. Además, PAN ofrece una lista del uso de pesticidas en alimentos y sus efectos en ellos (“baby food”, leche y arroz) en su sitio web.

Otro problema que menciona PAN es el riesgo de estar expuesto a estos químicos entre los agricultores y los trabajadores agrícolas (especialmente ellos). Más aún, los trabajadores agrícolas tienen mayor incidencia de alto nivel de intoxicación a causa de pesticidas en los Estados Unidos.

¿Deberías comprar todas las frutas y vegetales orgánicas?

¡No te desanimes! El Grupo de Trabajo Ambiental, Environmental Working Group (EWG), una organización sin fines de lucro, te ofrece soluciones. Primero que nada, si no sabes de su sitio web, te lo recomiendo. Igualmente, encontrarás mucha información valiosa que te sorprenderás. Ellos ofrecen dos listas (2017), “Dirty Dozen” y “Clean Fifteen”, orientadas a frutas y vegetales de mayor consumo cotidiano.

Docena Sucia (Dirty Dozen) representa un total de 12 frutas y vegetales con mayores residuos de pesticidas, aunque fueran lavadas o incluso peladas. La lista está ordenada de mayor a menor susceptibilidad a la exposición de pesticidas.

Si eres como yo que te gusta hacer batidos (smoothies) en las mañanas, deberías considerar comprar de la lista “Dirty Dozen” orgánicas. Por ejemplo, las fresas encabezan el número uno con un alto contenido de pesticidas y luego sigue las espinacas. Puedes ver la lista completa en su sitio web.

Porque no todo el mundo puede sufragar y/o conseguir productos orgánicos, ellos crearon Quinces Limpios (Clean Fifteen). Ésta contiene frutas y vegetales; p.ej., aguacate, piña, espárragos, con niveles más bajos con residuos de pesticidas. Conjuntamente, Quince Limpios es más segura al consumir comparada con la lista de Docena Sucia. Al igual que la anterior, puedes encontrar la lista completa en su sitio web.

Recomendaciones

Si deseas reducir la exposición de estos químicos deberías echar un vistazo a esas dos listas. No obstante, encontrar o pagar una dieta toda orgánica no es fácil. Además, los precios de los productos orgánicos no son muy económicos que digamos. Consumir una dieta orgánica sería la solución, pero no para cada individuo cuando su presupuesto está comprometido.

No obstante, a reducir la exposición de estos químicos, compro orgánico lo más que yo pueda de la lista “Dirty Dozen”. Además, yo acostumbro a comprar orgánico o convencional de acuerdo a la cáscara o corteza de la fruta o vegetal. Si ésta tiene la cáscara gruesa, la compro convencional (piña y/o el plátano). Por otro lado, si la fruta o vegetal son de hojas o cáscara delgada, la compro orgánica (espinaca y/o uva).

¿Disfrutó este artículo?
Regístrese hoy y recibirá un correo electrónico una vez que se publique un artículo nuevo. Su dirección de correo electrónico no será vendida ni compartida. Puede darse de baja en cualquier momento. ¡GRACIAS!

Dejar un comentario